Press Por Press December 17, 2017
Guias

De un tiempo a esta parte, son muchos los vídeos y sitios web que están hablando de cómo usar de manera segura una batería LiPo. La razón de esta preocupación fueron las múltiples explosiones de teléfonos móviles producidos por la Samsung, noticia que recorrió el mundo entero y golpeó fuertemente a la afamada empresa de tecnología.

En realidad, esas explosiones no tuvieron nada que ver con los teléfonos como tal, sino con la batería que estos utilizaban. Sí, exactamente, estamos hablando de las afamadas baterías de polímero de iones de litio, mejor conocidas como LiPo, las cuales prometen entregar mayor cantidad de energía durante un periodo más largo de tiempo. Pero está eficiencia tienen un costo y es que si la batería no se carga y descarga de forma adecuada o se almacena de manera segura; pueden hincharse, durar solo un minuto o, en el peor de los casos, incluso recalentarse y prenderse en llamas. Obviamente esto no siempre ocurre, por lo general, antes de explotar, la batería genera una serie de avisos, como un olor a plástico fundido, producto de la subida de la temperatura, humo o más sutilmente se abomba como le ocurre a cualquier otra pila convencional con el paso del tiempo.

¿Por qué las baterías LiPo son tan frágiles?

La razón de la fragilidad de estas baterías radica en su potencia y tamaño. Es decir, la mayoría de las baterías estándar como las NiCd o NiHm, contienen celdas de 1.2 voltios, por lo que son baterías muy pesadas y grandes cuando se necesita mayor potencia. En cambio las celdas de las baterías tipo LiPo son de 3.7 voltios, de modo que aun con el mismo número de celdas se puede alcanzar un nivel de potencia óptimo.

La reducción de celdas es lo que permite tener baterías más pequeñas y ligeras, lo cual se agradece enormemente en el mundo de las carreras de drones, pero también equivale a un mayor riesgo porque el electrolito volátil que se utiliza exclusivamente en las LiPo, puede salirse de control o sobrecalentarse y explotar, destruyendo no solo la pila sino también varios componente de tu multicóptero.

Pero antes de entrar en pánico, es preciso que sepas que existe una serie de buenas prácticas que te ayudarán a evitar los daños colaterales e incluso alargar la vida de tu batería y ninguno es lo bastante loco o imposible como para no llevarlo a cabo.

Buenas prácticas para cargar tu batería LiPo.

Como ya dijimos, uno de los factores que puede repercutir negativamente sobre la vida útil de tu LiPo; o peor aún, generar grandes desastres explosivos, es el proceso que sigues al recargar tu batería. Aquí citamos algunos de los consejos de seguridad que los expertos han proporcionado para el momento de cargar nuestra batería tipo LiPo.

Siempre utiliza un cargador inteligente: Al momento de cargar tu batería, ya que los cargadores convencionales siguen enviando energía hacia la pila a pesar de que está ya se encuentre cargada, y esta energía de más puede producir un recalentamiento de la misma hasta hacerla estallar.

Nunca cargues tu batería si aún se encuentra conectada a tu drone: Una batería LiPo no se puede tratar como las baterías de los celulares convencionales, esa fue la moraleja que nos dejó todo el caos de los Samsung Galaxy. Por lo tanto a la hora de recargarlas, por favor desconéctalas de tu vehículo de carrera y ponlas a cargar en un lugar seguro, alejado de líquidos o elementos inflamables y con mucha ventilación.

Deja reposar tu batería antes de cargarla: Si acabas de participar en una carrera o en un entrenamiento de vuelo, lo aconsejable es esperar por lo menos 15 minutos antes de poner tu batería a cargar, sobre todo, si está aún se encuentra caliente debido al uso.

Buenas prácticas en cuanto a la seguridad.

En esta sección te explicamos cómo proceder bajo circunstancias excepcionales y que otros implementos puedes utilizar para evitar los accidentes con tus baterías LiPo.

No pierdas de vista tu batería cuando se está cargando: La mayoría de las veces las LiPo tienden a fallar justo durante el proceso de carga, por eso es aconsejable nunca confiarse y mantenerse cerca por cualquier inconveniente. Así en caso de que se dañen, se sobrecalienten o empiecen a oler, tú podrás desconectarla inmediatamente para llevarla a una zona alejada y segura en la que puedas cerciorarte de que no estalle o, en caso de que lo haga, no dañe nada más que a sí misma.

Comprar bolsas contrafuego o ignifugas: Aunque no son un accesorio obligatorio, comprar este tipo de bolsas reduce muchísimo los riesgos al cargar, almacenar o trasladar tus baterías LiPo, ya que en caso de explosión o incendio todo quedará restringido al interior de la bolsita y el resto resto de tus pertenencias no sufrirán daño alguno.

Instalar detectores de humo en las zonas de recarga: No es necesario comprar los detectores más costosos, solo uno que sea lo bastante eficiente y sensible a la presencia del humo, para que puedas reaccionar a tiempo y evitar cualquier mala experiencia.

Aquí tienes nuestros consejos para el uso responsable de las baterías LiPo, en próximas entradas te estaremos hablando de cómo almacenar tus baterías de forma segura y dedicaremos toda una entrada a las bolsas ignifugas, para que elijas las más adecuadas para ti.

Escritor invitado